El sifón de plástico en el fregadero: funciones y tipos

El sifón de plástico es una pieza fundamental en el sistema de desagüe del fregadero y de otros elementos de la vivienda, como el termo, los retretes, las bañeras o las lavadoras. Su principal función es conectar las tuberías evitando fugas y neutralizando los malos olores. En este artículo, te explicaremos en detalle para qué sirve el sifón del fregadero, cómo funciona y cuáles son los tipos más comunes.

Hablaremos de lo siguiente:

Para qué sirve el sifón del fregadero: usos y funciones

El sifón del fregadero es una pieza que se utiliza para conectar las tuberías, evitando fugas y neutralizando los malos olores. Esta pieza, generalmente hecha de PVC, se instala en cualquier punto de salida de agua, como el fregadero, el lavabo, el bidé, la bañera, la lavadora o el lavavajillas. El sifón cumple con tres funciones destacadas:

  • Conectar tuberías al desagüe: El sifón facilita la conexión de las tuberías al desagüe. Se conecta directamente a la válvula del punto de salida, como el fregadero, y luego se conecta a otras tuberías, permitiendo el desplazamiento del agua y otras sustancias a través de las tuberías.
  • Evitar los malos olores: El sifón evita que se generen malos olores en las tuberías y evita la entrada de cucarachas u otros insectos a través de ellas. Cuenta con una tapa que puede abrirse fácilmente para vaciar la suciedad acumulada.
  • Detectar atascos y solucionarlos: El sifón es una pieza clave para detectar atascos en las tuberías. Puede desmontarse fácilmente para eliminar la suciedad acumulada y ayudar a identificar la ubicación exacta de la obstrucción.

Tipos de sifones: ¿Cuáles son los más comunes?

Existen varios tipos de sifones, que varían según la cantidad de válvulas que se conecten a ellos y otras características. Estos son los tipos más comunes:

  • Sifón individual: Es uno de los más utilizados y se emplea para un solo desagüe o válvula. Se instala en fregaderos de un solo seno y ofrece excelentes resultados.
  • Sifón doble: Se utiliza en fregaderos o lavabos con dos senos. Cuenta con dos conductos, uno para cada salida de agua, y en algunos casos una salida central para conectar la válvula de un electrodoméstico. Es útil para ahorrar espacio en lugar de instalar dos sifones individuales.
  • Sifón extensible: Está diseñado con una forma específica que le permite adaptarse a diferentes distancias y formas de los puntos de salida de agua.
  • Sifón botella: Tiene forma de botella y cuenta con un pequeño depósito entre el desagüe y la salida del agua. En este depósito se acumula agua para evitar la aparición de malos olores. Es uno de los más comunes en los fregaderos de cocina.

Los sifones también pueden variar según el tipo de enganche, como el click clack, o según el espacio disponible, en caso de que sea reducido se pueden utilizar sifones extraplanos. Además, los sifones pueden tener diferentes formas, siendo las más comunes las formas de u y s.

Cómo funciona un sifón

El funcionamiento de un sifón es muy simple. Esta pieza crea una unión para conectar diferentes tuberías, similar a un codo, pero con la particularidad de contar con un pequeño depósito que permite acumular agua y evitar los malos olores. Además, el tamaño del sifón puede ajustarse a las dimensiones del punto de salida del agua, facilitando la conexión. El sifón cierra herméticamente y evita cualquier fuga de agua.

Cómo conectar un fregadero al desagüe

La forma de conexión del sifón al fregadero varía según si este tiene un solo seno o dos. En el caso de un fregadero individual, basta con conectar una tubería horizontal al desagüe de la pared. Esta tubería debe tener la medida exacta para una instalación adecuada. En el caso de un fregadero doble, el sifón debe conectarse a una tubería vertical y a un codo que una esta última con la tubería horizontal. La tubería horizontal se conecta al desagüe y debe tener la medida exacta para un ajuste adecuado y evitar presiones innecesarias.

Consejos de mantenimiento del fregadero para evitar atascos en las tuberías

Para evitar el desgaste de las tuberías y la acumulación de suciedad, es importante realizar un mantenimiento adecuado del fregadero. A continuación, te ofrecemos algunos consejos básicos:

  • No arrojar residuos sólidos por el desagüe: Evita arrojar alimentos, grasa u otros residuos sólidos por el desagüe del fregadero, ya que pueden obstruir las tuberías.
  • Limpieza regular: Limpia el fregadero y el sifón regularmente para evitar la acumulación de suciedad y malos olores. Puedes utilizar productos específicos para limpiar las tuberías.
  • Evitar el uso excesivo de productos químicos: No utilices productos químicos agresivos en exceso para limpiar las tuberías, ya que pueden dañarlas. Opta por soluciones más suaves y naturales.
  • Realizar revisiones periódicas: Realiza revisiones periódicas del estado de las tuberías y del sifón para detectar posibles fugas o atascos y solucionarlos a tiempo.

El sifón de plástico es una pieza esencial en el sistema de desagüe del fregadero y de otros elementos de la vivienda. Cumple funciones clave, como la conexión de las tuberías al desagüe, la prevención de malos olores y la detección de atascos. Existen diferentes tipos de sifones, que se adaptan a las necesidades y características de cada instalación. Mantener un adecuado mantenimiento del fregadero es fundamental para evitar problemas en las tuberías. Recuerda seguir los consejos mencionados para garantizar un buen funcionamiento y prolongar la vida útil de tu sistema de desagüe.

Si te ha interesado El sifón de plástico en el fregadero: funciones y tipos, te invitamos a explorar más sobre plásticos, policarbonatos y acrílicos en nuestra categoría Plásticos.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Más información