Autismo en niños por plástico: ¿causa real?

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo que afecta a la comunicación y la interacción social. Aunque se desconoce la causa exacta del autismo, se ha sugerido que los factores genéticos y ambientales pueden desempeñar un papel en su desarrollo. En los últimos años, ha habido preocupación acerca de si la exposición al plástico podría estar relacionada con el aumento de los casos de autismo en niños.

Hablaremos de lo siguiente:

El plástico y los trastornos del neurodesarrollo

El plástico es un material ampliamente utilizado en nuestra sociedad. Se encuentra en productos cotidianos como botellas de agua, juguetes, envases de alimentos y muchos otros objetos. Sin embargo, algunos plásticos contienen sustancias químicas que se han relacionado con trastornos del neurodesarrollo en estudios con animales.

Uno de los compuestos químicos más estudiados es el bisfenol A (BPA), que se utiliza en la fabricación de plásticos y recubrimientos de latas de alimentos. Varios estudios han sugerido que la exposición prenatal al BPA puede estar relacionada con un mayor riesgo de autismo en los niños.

Además del BPA, otros compuestos químicos presentes en algunos plásticos, como los ftalatos, también han sido objeto de investigación en relación con los trastornos del neurodesarrollo. Los ftalatos se utilizan como plastificantes en plásticos flexibles y se han encontrado en productos como juguetes y envases de alimentos.

La evidencia científica

A pesar de las preocupaciones existentes, la evidencia científica sobre la relación entre el autismo y la exposición al plástico es limitada y contradictoria. Algunos estudios han encontrado asociaciones entre la exposición al BPA y los trastornos del neurodesarrollo, incluido el autismo, mientras que otros no han encontrado ninguna asociación significativa.

Un estudio publicado en la revista Environmental Health Perspectives en 2011 encontró que los niveles de BPA en la orina de las madres durante el embarazo se asociaban con un mayor riesgo de autismo en sus hijos. Sin embargo, otros estudios no han encontrado una asociación significativa entre la exposición al BPA y el autismo.

En cuanto a los ftalatos, un estudio publicado en la revista Environmental Health en 2017 encontró una asociación entre la exposición prenatal a los ftalatos y un mayor riesgo de autismo en los niños. Sin embargo, se necesitan más investigaciones para confirmar estos hallazgos y comprender mejor los posibles mecanismos subyacentes.

Recomendaciones y precauciones

Aunque la evidencia científica sobre la relación entre el autismo y la exposición al plástico es limitada, es importante tomar precauciones para reducir la exposición a sustancias químicas potencialmente dañinas.

  • Evita el uso de plásticos que contengan BPA: Opta por productos etiquetados como libres de BPA o utiliza materiales alternativos como vidrio o acero inoxidable.
  • Evita calentar alimentos en recipientes de plástico: La exposición al calor puede aumentar la liberación de sustancias químicas del plástico. Utiliza recipientes de vidrio o cerámica para calentar alimentos en el microondas.
  • Lava los envases de plástico a mano: El lavado en lavavajillas puede aumentar la liberación de sustancias químicas del plástico. Lava los envases de plástico a mano con agua tibia y jabón suave.
  • Elige juguetes seguros: Busca juguetes fabricados con materiales libres de ftalatos y otros compuestos químicos potencialmente dañinos.

Consultas habituales

¿El autismo puede ser causado únicamente por la exposición al plástico?

No se ha demostrado que la exposición al plástico sea la única causa del autismo. El autismo es un trastorno complejo y multifactorial en el que intervienen diversos factores genéticos y ambientales.

¿Qué otros factores pueden contribuir al autismo?

Además de los factores genéticos y ambientales, se ha sugerido que la edad avanzada de los padres, la exposición a ciertos productos químicos durante el embarazo, las infecciones maternas durante el embarazo y otros factores podrían aumentar el riesgo de autismo.

¿Qué se está haciendo para reducir la exposición al plástico?

En muchos países, se han implementado regulaciones para reducir el uso de sustancias químicas potencialmente dañinas, como el BPA y los ftalatos, en productos de plástico. Además, cada vez más personas están optando por productos libres de plástico y buscando alternativas más seguras y sostenibles.

Si bien la relación entre el autismo y la exposición al plástico no está completamente establecida, es importante tomar precauciones para reducir la exposición a sustancias químicas potencialmente dañinas. Optar por productos libres de BPA, evitar calentar alimentos en recipientes de plástico y elegir juguetes seguros son algunas de las medidas que se pueden tomar para proteger la salud de los niños. Sin embargo, se necesitan más investigaciones para comprender mejor los posibles riesgos y mecanismos subyacentes.

Si te ha interesado Autismo en niños por plástico: ¿causa real?, te invitamos a explorar más sobre plásticos, policarbonatos y acrílicos en nuestra categoría Plásticos.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Más información